NOTAS PREVIAS


Es evidente que nuestra sociedad pierde, día a día, su vínculo con
nuestro pasado, por entenderse, ERRADAMENTE, que un factor del
proceso de modernización consiste, justamente, en rechazar todo
aquello que pueda vincularnos a ese pasado. Esto deriva en falta
de respeto, falta de interés y falta de reconocimiento de valor
alguno; demostrados con el maltrato y el uso depredador y
destructivo.

Existe una real preocupación de las autoridades por este proceso
degenerativo, pero las soluciones que se plantean son simplemente
de enclaustramiento de los centros de interés arqueológico. Sin
embargo, esto acelera el proceso paralelo, por parte de la
comunidad en su conjunto, de rechazo, de desconocimiento,
de desapego, de falta de identidad, de falta de coherencia y
de falta de entendimiento del valor agregado que estas
edificaciones podrían tener.

Si una sociedad no puede instrumentalizar sus propias
manifestaciones culturales para lograr su bienestar, dicha
sociedad no podrá progresar y demostrará un claro problema
de falta de coherencia interna. Si los peruanos no encontramos
métodos para manejar de manera más contemporánea y mediatizar
nuestro bagaje cultural, equilibrando el conocimiento profundo de
nuestras tradiciones y costumbres - lo que nos da un valor
diferencial - con el manejo de todas las tecnologías y estéticas
cosmopolitas e internacionales, nos será imposible progresar en
paz y armonía y desarrollar un país viable para todos sus habitantes.

Llevo décadas pensando y actuando por una realidad peruana
heterogenea pero sinérgica y parece ser que por fin las diversas
fuerzas que existen están dispuestas a ir en una misma dirección,
por eso siento que es el  momento de unir deporte y arte en un solo
episodio, como en la Grecia antigua.

Por todo ello presento
LA MARATON DE LAS HUACAS.
Miguel Flores E.
         Director
                Maratón de las Huacas